Un estudio reveló que una ínfima cantidad de quienes se inscriben a los cursos online llegan a completar la instancia de formación.

La industria de Cursos Online Masivos y Abiertos (MOOC) ha crecido sustancialmente desde sus comienzos y continúa haciéndolo. Pese a ello, por más de que la educación a distancia se fortalece gracias a sus bajos costes y gran nivel académico, los estudiantes que completan los cursos representan una cifra demasiado baja. De acuerdo a un estudio de millones de usuarios, solo un 4% del estudiantado que realiza cursos los finaliza, y el 50% solo tomó una clase. Esto ha preocupado a los que imparten y proveen los cursos y están actualmente ajustando sus estrategias para mejorar los resultados.

Por otra parte, una reciente investigación de la Universidad de Pennsylvania también ha tirado abajo la noción de que estos cursos proveen oportunidades de formación a las personas de menor acceso a la educación en países  desarrollados, ya que un 80% de los inscriptos ya contaban con un título de algún tipo.

EL FUTURO DE LOS MOOC

Incluso a pesar de los resultados, se estima que esta modalidad crezca más y se transforme adaptándose a las necesidades de sus usuarios. De acuerdo con The New York Times, las organizaciones sin fines de lucro como edX, que generan vídeos para apoyar las clases onlines, y la empresa Coursera están experimentando con nuevas modalidades como cursos que funcionen junto a discusiones en clase.

Otros portales han experimentado con cursos “MOOCs conectivistas», que pretenden vincular y comunicar a los estudiantes entre sí, además de proveer el contenido por parte del docente. Otros buscan una modalidad intermedia entre clases completamente presenciales y completamente en línea.

Uno de los pilotos de cursos más criticados fue el proyecto Udacity, creado por el profesor de inteligencia artificial Sebastian Thrun en asociación con la Universidad del Estado de San José para ofrecer cursos de bajo costo online con créditos homologados por el centro de estudio, en un intento de aumentar la participación de los estudiantes y que estos actuasen como mentores de otros estudiantes, pero sin suerte.