Muchos de los hábitos que realizas con regularidad afectan negativamente a tu inteligencia. ¿Sabes cuáles?

Puede que no lo sepas pero igual que hay actividades que favorecen el desarrollo intelectual, también hay otras que causan el efecto contrario. En este artículo repasamos algunas de ellas:

Falta de ejercicio

Realizar ejercicio físico con regularidad ayuda al buen funcionamiento cognitivo porque libera estrés y oxigena la sangre. No es necesario que te machaques en el gimnasio cada día porque además eso no te hará más inteligente, pero es importante seguir una dieta saludable y hacer deporte al menos, tres veces por semana.

Descompensación de sueño

Los extremos no son buenos por tanto, ni el exceso ni la falta de sueño son recomendables. Los expertos recomiendan dormir entre 7 y 9 horas cada día para mantener las capacidades mentales en perfecto estado.

Consumo de drogas

No hablamos solo de drogas duras, el alcohol y el tabaco también tienen un efecto nefasto sobre las neuronas. El consumo de estas sustancias reducirá radicalmente tu capacidad de concentración y memorización.

Mascar chicle

Los expertos relacionan comer chicle constantemente con la baja memorización; es más, una investigación demostró que las personas que mascan mucho chicle tienen más problemas para enumerar listas breves y retener información reciente.

El exceso de grasas saturadas

La ingesta excesiva de grasas saturadas reduce la flexibilidad cognitiva, provocando que la capacidad de reacción y el tiempo de respuesta sean considerablemente menores a la media.

Ver televisión basura

Todavía no hay investigaciones concluyentes pero estudios previos insinúan que las personas que no consumen este tipo de programas adquieren y memorizan más datos que los que sí lo hacen.

No practicar la memorización

Es una de las funciones cognitivas principales de manera que si pasamos mucho tiempo sin ejercitar la memoria, esta se oxida. Evítalo dedicando unos minutos cada día a intentar retener información nueva en el cerebro.