Hay una cosa que ya tenemos clara desde el principio y es que la formación empresarial trae muchos beneficios a la compañía que la aplica. Es una de las mejores inversiones que hacen las empresas que no sólo mejoran la productividad de los trabajadores sino que va más allá. El sistema de formación es uno de los pilares de la cultura organizacional de las empresas modernas por todo lo que aporta.

Ventajas de la formación para las empresas

Las empresas son las principales beneficiarias de la formación empresarial:

  • Adapta la empresa a las últimas tendencias del mercado, incorporando las nuevas tecnologías y sistemas de gestión y organización.
  • Aumentan las ventajas competitivas de la empresa.
  • Facilita consolidar y transmitir la misión, la cultura y los valores de la empresa.
  • Mejora la productividad, la competitividad y la rentabilidad de la empresa.
  • Incrementa la calidad de los productos y servicios.
  • Favorece la investigación e innovación en nuevos productos.
  • Aumenta el compromiso de la plantilla con la compañía.

Ventajas de la formación para los empleados

Los trabajadores también ganan mucho con la formación empresarial:

  • Amplían conocimientos, habilidades y destrezas.
  • Favorece la integración social de cada empleado.
  • Aumenta la satisfacción, motivación y participación de la plantilla.
  • Permite mejores formas de trabajar y el uso de nuevas tecnologías.
  • Incrementa la seguridad en el empleo.
  • Disminuye el número de accidentes laborales.
  • Potencia al trabajador para asumir responsabilidades, tomar decisiones eficientes y resolver problemas.
  • Mejora la eficiencia en los procesos.